Día Mundial de la Libertad de Prensa, ¿algo qué celebrar?

El 3 de mayo fue establecido por la ONU como el Día Mundial de la Libertad de Prensa en 1993 con el fin de “fomentar la libertad de prensa en el mundo al reconocer que una prensa libre, pluralista e independiente es un componente esencial de toda sociedad democrática”. 22 años después, no hay nada que celebrar.

Según la organización de derechos humanos Freedom House, la libertad de prensa en el mundo está en el nivel más bajo de los últimos 10 años. No es de extrañar conociendo el balance que podemos hacer en los escasos 5 meses que llevamos de año: ataque terrorista a la revista de humor satírico Charlie Hebdo, 22 periodistas asesinados, alrededor de 400 informadores encarcelados, además de decenas de secuestrados, amenazados y exiliados.

mentalmentedivergenteymalaporvocacion-charlie-hebdo

El periodismo se encuentra en constante transformación debido tanto a la globalización, como a las nuevas tecnologías o la crisis económica.

Internet ha dejado de ser el remanso de libertad que creíamos tener para pasar a ser un arma de control y censura, creando nuevas amenazas para los comunicadores que utilizan el ciberespacio.

En la actualidad, más de 60 países practican la censura en Internet. Y no hablo solamente de la archiconocida “gran muralla digital” China. Sin salir de Europa, tenemos la Ley de Programación Militar aprobada en Francia, que reduce la protección jurídica de los periodistas y establece censura administrativa en las webs. O los más de 70.000 emails interceptados por la Agencia de Inteligencia británica a periodistas de Le Monde, The Guardian, The New York Times, The Sun, NBC y The Washington Post. Sin olvidarnos de la “Ley Mordaza” aprobada en España, que bajo la excusa de la seguridad, censura la información.

Maina Kiai, relator especial sobre los derechos a la libertad de reunión pacífica y asociación de la ONU, ha dicho de esta ley que “restringe de manera innecesaria y desproporcionada libertades básicas como es el ejercicio colectivo del derecho a la libertad de opinión y expresión en España”. Pese a las advertencias de la ONU, el Congreso aprobó esta ley el pasado 26 de marzo con el rechazo unánime de toda la oposición. Aunque, ¿qué se podía esperar de un gobierno que lanza convocatorias de ruedas de prensa sin preguntas?

También cabe resaltar el sistema de vigilancia internacional creado por la Agencia de Seguridad Nacional en Estados Unidos. Edward Snowden se atrevió a denunciarla; hoy vive exiliado en Rusia.

Edward Snowden
Edward Snowden

Pero la represión a los informadores no se limita al entorno de Internet. Fuerzas de Seguridad de numerosos países ejercen la violencia contra los periodistas que intentan hacer su trabajo a pie de calle. Recuerdo los casos de la fotoperiodista Ángela Ríos, detenida mientras documentaba las actuaciones de los inmigrantes en la valla de Melilla; o Jaime Alekos, periodista de Periodismo Humano, detenido por cubrir el desahucio de Ofelia Nieto, que aún se encuentra en libertad con cargos.

Con este panorama por delante, no parece que los periodistas tengamos nada que celebrar este 3 de mayo.

Nos queda seguir luchando por el periodismo libre e independiente y la información de calidad, mientras tengamos fuerzas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s